VIH – SIDA

El VIH es el virus que causa el SIDA. Este afecta el sistema inmunitario, haciendo que te enfermes más fácilmente. El VIH se propaga en las relaciones sexuales, pero los condones ayudan a que te protejas.
VIH significa virus de inmunodeficiencia humana. Es un virus que destruye determinadas células del sistema inmunitario (la defensa del cuerpo contra las enfermedades que nos ayuda a mantenernos sanos). Cuando el VIH daña el sistema inmunitario, es más fácil enfermarse de gravedad e incluso morir a causa de infecciones que el cuerpo normalmente podría combatir.
Una vez contraído, el virus permanece en tu cuerpo de por vida. No existe cura para el VIH, pero hay medicamentos que ayudan a que te mantengas sano durante más tiempo y que disminuyen las posibilidades de que contagies a otras personas. El tratamiento es muy importante (por eso es vital hacerte la prueba). Prácticamente todas las personas que tienen VIH y no se tratan mueren a causa del virus. Pero con medicamentos, los infectados por el VIH pueden mantenerse sanos y vivir muchos años.
El VIH es el causante del SIDA. SIDA es una sigla que significa síndrome de inmunodeficiencia adquirida. VIH y SIDA no son lo mismo. La gente con VIH no siempre tiene SIDA.
El VIH es el virus que se transmite de persona a persona. Con el tiempo, el VIH destruye un tipo de células importante del sistema inmunitario (denominado células CD4 o células T) que nos protegen de las infecciones. Cuando no tienes suficientes células CD4, tu cuerpo no puede combatir las infecciones como lo haría normalmente.
El SIDA es la enfermedad causada por el daño que el VIH produce en el sistema inmunitario. Una persona tiene SIDA cuando contrae infecciones raras y peligrosas o tiene un número extremadamente bajo de células CD4. El SIDA es la fase más grave de la infección por VIH y, con el tiempo, termina provocando la muerte.
Detener la epidemia puede estar en tus manos.
Está demostrado que frente a cualquier Infección de Transmisión Sexual incluido el VIH/Sida, la prevención es de vital importancia, por ello te recomendamos:
Usa correctamente el condón en todas tus relaciones sexuales.
Mantén en lo posible un solo compañero o compañera sexual.
Habla con tu pareja sobre el SIDA y ten en cuenta el pasado sexual de cada uno.
Hazte la prueba de ELISA en pareja (prueba para detectar la presencia del VIH en el organismo).
Infórmate acerca de la infección del VIH y la enfermedad del SIDA.
Ten muy en cuenta que el uso de otros métodos anticonceptivos no te exime del uso del condón, ya que éste es el único método que ofrece doble protección.
Exige siempre jeringas y agujas desechables en cualquier procedimiento.
Si requieres alguna transfusión de sangre, verifica que tenga todas las pruebas de calidad y revisa la certificación del banco de sangre de la que provenga.

2017-12-01T09:10:36+00:00